¿Qué dice la Biblia de la depresión?

¿Qué dice la Biblia de la depresión?

¿Qué dice la Biblia de la depresión?

Millones de personas se ven afectadas en algún momento de sus vidas por la conocida enfermedad de la depresión. Nuestra sociedad ha presentado algunas aparentes respuestas y soluciones, pero nunca son suficientes porque les falta el ingrediente principal para ser libres. Por esto hoy te quiero compartir la enseñanza bíblica para ser libre de ella. Veamos qué dice la Biblia de la depresión.

Según el diccionario, La depresión es desanimarse al nivel de perder el significado de la vida y no tener más esperanza ni ganas de vivir. Por lo general este gran enemigo llega después de momentos traumáticos de la vida como la pérdida de un ser querido, un embarazo no planificado, un divorcio o una bancarrota. Este problema se origina en el alma, donde están nuestras emociones.

En la Biblia vemos algunos ejemplos de personas que se deprimieron. Primeramente tenemos a Elías, un gran profeta que hizo que cayera fuego del cielo y consumiera el holocausto que había hecho frente a todo el pueblo. Pero esto provocó a la malvada reina Jezabel quien le mandó a decir al profeta que en menos de 24 horas El sería degollado o decapitado. Ante esta amenaza Elías salió huyendo deprimido, se acostó debajo de un arbusto y le dijo a Dios que lo matara porque El no quería vivir más. También tenemos como segundo ejemplo al escritor del Salmo 42 quien confesó que en un momento duro de su vida las lágrimas eran su pan, de día y de noche. O sea, día y noche se la pasaba llorando. Y por último tenemos el ejemplo de Job, quien lo perdió todo. Sus tierras, sus posesiones, su ganado y sus 10 Hijos murieron en un solo día. Añadido a esto le sobrevino una terrible enfermedad a su piel que no le dejaba vivir en paz. 

Pero después de atravesar por la depresión, Job dijo casi al final de la prueba “Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito.”. Y aquí vemos las palabras de fe de un hombre que lo había perdido todo y estaba deprimido pero de pronto reaccionó y dijo: “Todavía hay esperanza, Yo sé que mi Redentor vive, Y al fin se levantará sobre el polvo”. 

Mi hermano querido, Dios entiende cuando estamos tristes y desanimados. Pero la depresión no puede permanecer en nosotros porque ésta es una falta de fe y de esperanza. Si Dios está vivo y El es lo primero en nosotros, entonces nada puede quitarnos las ganas ni la esperanza de vivir. Una vez un famoso predicador se deprimió, y su inteligente esposa le dijo
tengo una mala noticia: DIOS SE MURIÓ”. El predicador respondió “¡NO, DIOS NO PUEDE ESTAR MUERTO! Entonces su esposa le dijo, ¿Y si Dios no está muerto por qué estás deprimido entonces? ¿No es El tu mayor motivación para vivir? 

Quiero decirte que Satanás muchas veces usa la tristeza de nuestra alma para sumergirnos en la depresión y enviar pensamientos de suicidio. Quizá te recuerdes de Judas Iscariote, el que entregó a Jesús por 30 piezas de plata. Después de cometer este pecado, dice la Biblia que Judas arrepentido y sumergido en una gran tristeza fue y se ahorcó, quitándose así la vida.

Estimado amigo, Si el suicidio toca a la puerta de tu corazón, repréndelo en el nombre de Jesús. Esos son demonios que quieren llevar tu alma al infierno, El suicidio no es la solución sino la peor decisión y maldición más grande. No corras hacia el suicidio, repréndelo en el nombre de Jesús y decide por la vida y la esperanza. 

Cuando Jesús se fue al cielo, El dijo que no nos dejaría solos sino que enviaría al Espíritu Santo, el cual era Otro consolador igual a El. Sea cual sea el dolor o angustia que estés atravesando hoy, Dios te puede consolar y levantar otra vez. No creas más que es el final, siempre hay esperanza y solución. Después de la tormenta siempre viene la calma, después de la noche siempre viene el día. El joven José salió del pozo, Daniel salió de la Cueva, Jonás salió de un gran pez, Lázaro salió de la sepultura, Elías salió de la cueva, y Sadrac, Mesac y Abednego salieron del horno de fuego. Ningún siervo de Dios que entró en la prueba murió en ella, sino que Dios les levantó. Por lo tanto levántate y sigue marchando al frente porque Dios está contigo.  El Apóstol Pablo dijo: “estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos”. 

No te rindas ante los problemas de la vida, háblale a tu alma hoy y dile ¿Por qué te abates, oh alma mía, Y te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío.” Abre tu boca y confiesa la palabra de Dios “No moriré, sino que viviré, Y contaré las obras de Jehová”. “Jehová cumplirá su propósito en mí” “El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.” “En el día que temo, Yo en ti confío.”. 

¡Vamos! ¡Anímate! Toma la Mano de Jesús y levántate, porque El está dispuesto a ayudarte. 

TAGS: qué dice la Biblia de la depresión, depresión, Desanimo, tristeza, que dice la Biblia